Es curioso cómo subestimas tu organismo buscando afuera lo que ya tenés

La mayoría de las veces queremos quemar grasa de forma rápida y fácil utilizando métodos poco efectivos y a veces hasta peligrosos, los cuales a pesar de ser mitos, continúan vigentes.

Lo cierto es que los buenos hábitos son nuestros mejores aliados, una vez adquiridos, el proceso es fácil y, por qué no, automático. Lo único que se requiere es enamorarse de ellos para adoptarlos.

Suele suceder que se nos dificulta adquirir estos hábitos porque creemos que son un castigo, lo que es un mito como muchos otros, como éstos:

No comer carbohidratos:
Estos nutrientes son el combustible para poder funcionar. Si los suspendes, puedes sufrir descompensaciones y, lo peor, caer en un efecto de rebote. Lo que sí debes cuidar es que sean de lenta digestión y no refinados. Ahora bien, para adelgazar cuando hay un sobrepeso considerable, si es conveniente disminuir su consumo, más nunca suprimirlo.

Tomar quemadores de grasa para adelgazar fácil y rápido:
¡Cuidado! Esos productos que se anuncian en los medios de comunicación pueden ser una amenaza a tu salud. No son tan simples como el jabón lava trastes que arranca la grasa, pueden provocar alteraciones severas en tu metabolismo. La verdad es que cuando exploras y aprovechas el funcionamiento de tu organismo, puedes darte cuenta el nivel de perfección que posee y no necesita de absolutamente nada externo; el secreto está en la voluntad.

Hacer ejercicio con ropa y fajas que hagan sudar para perder peso:
Efectivamente, pierdes peso momentáneamente hasta que vuelves a hidratarte; lo único que pierdes es agua. Por el contrario, en un ambiente frío, gastas mucho más calorías gracias a la termogénesis: el proceso mediante el cual el organismo genera calor. Ejercítate con ropa deportiva adecuada que te permita una buena ventilación, los resultados dependerán de la constancia y disciplina.

Lo único que funciona es el ejercicio cardiovascular, y mientras más tiempo, mejor:
¡Falso! Pasarte horas con un movimiento continuo, sí te hará perder grasa, pero también músculo. La realidad es que no necesitas de tantas horas para tu actividad física, la clave está en combinar el ejercicio cardiovascular con el entrenamiento de intervalos de alta intensidad y con la fuerza; de esta manera quemarás más calorías en menos tiempo y además lograrás que tu metabolismo siga acelerado aún después de terminar.

Realizar muchas abdominales es lo ideal para obtener un vientre plano:
Podrás hacer series de 100 crunches y no marcarás nada de tu abdomen; eso no basta; debes trabajar los músculos antagónicos que comprenden la espalda baja, debes también ejercitar el resto de los grupos musculares, debes mantener una postura erguida y, por último, debes llevar una alimentación de calidad.

Con el gimnasio es más que suficiente:
Es como tomar un Taller Montessori y no seguir con las enseñanzas del método. El ser activo también es un hábito de vida: camina más, utiliza escaleras, no prolongues los tiempos de estar sobre una silla, haz estiramientos, pasea con tu mascota, juega con tus hijos, etc. Exprime tu energía, para después regenerarla. No escatimes en el movimiento, estarás acumulando bonos extra de quema de calorías.

Loading...

Comentarios

Close