Música para el Alma

BBC

Músicos profesionales llevan conciertos en vivo a hospitales

“Música para el Alma” nació cuando la flautista de la Orquesta Nacional de Música Argentina, María Eugenia Rubio, no pudo tocar más porque el cáncer que padecía había deteriorado su salud y su novio, el chelista Jorge Bergero, decidió reunir a algunos de sus compañeros para ir a tocar en el lugar donde ella estaba bajo tratamiento. La emoción que sintió María Eugenia y los otros pacientes fue tan contagiosa que Jorge Bergero no dejó de llevarle música. María Eugenia murió en 2011, pero las presentaciones siguieron.

Hoy, “Música para el alma”, impulsada por músicos profesionales que tocan en la Orquesta Sinfónica Nacional y la Filarmónica del Teatro Colón, lleva música clásica en vivo a hospitales, escuelas de educación especial, geriátricos y otras instituciones.

Para Bergero, ver que la música ilumina a estas personas que pasan por situaciones muy difíciles y que crea en ellos una alegría, es la motivación para seguir adelante. Y ha reconocido que esos conciertos en hospitales son buenos no solo para los pacientes, sino también para el alma de los músicos.

“Música para el Alma” ha expandido a 10 países: Argentina, Uruguay, Bolivia, Chile, Perú, Paraguay, Ecuador, Italia, Francia e Israel.

Chelista Jorge Bergero

 

Comentarios