¡Estas nervioso(a) en tu primera vez! Aquí te dejamos unos consejos para tu primera experiencia

La primera vez es una de las experiencias más importantes en la vida tanto de hombres como de mujeres. Pero talvez para ellas resulte aún más especial. Existen muchos miedos y dudas en torno a este tema.

 
(Imagen: Zancada)

Todos vivimos la primera vez de forma distinta. Para algunos resulta una experiencia muy placentera, mientras que para otros, la mayoría, es todo un fiasco. Pero el que la primera vez que tenemos sexo no haya sido como esperábamos, no quiere decir que nuestra vida sexual en el futuro también irá mal.

Pero si estás pensando en perder tu virginidad, o bien quieres aconsejar a alguien que lo hará, es importante saber algunas cosas.

Estar segura

Cuando somos jóvenes nos dejamos llevar por lo que sentimos y también por las hormonas. Cuidado con esto, pues puede ser que tomes una decisión de la cual después te arrepientas. No hay una edad o un momento más apropiado que otro para perder la virginidad. Simplemente debes hacerlo cuando querás y cuando te sintás preparada para ello, sin tener que responder a presiones de ningún tipo.

Protegerse

Imaginamos que ya no creerás el cuento que dice que la primera vez no puedes quedar embarazada. Esto es absolutamente ridículo. En tu primera vez puedes quedar embarazada si ningún problema y no sólo eso, también puedes contraer alguna enfermedad de transmisión sexual. Por eso, debes cuidarte utilizando un preservativo, para evitar además del embarazo, el contagio de enfermedades.

Relajarse

Un buen consejo para el momento mismo, es que te relajes. Es muy probable que estés muy nerviosa y tensa, pero con esto sólo lograrás que todo sea más difícil y que la experiencia sea menos placentera para ti y tu pareja. Si estás muy tensa, tus músculos se contraerán y será más difícil que te lubriques, haciendo que la penetración resulte dolorosa.

Los preliminares

Los preliminares son importantes durante toda nuestra vida sexual, pero en la primera vez son indispensables. El nerviosismo previo que probablemente tendremos, puede apaciguarse bastante si nos tomamos el tiempo de tener preliminares. Besos, caricias, masajes, etc., ayudan mucho a relajarse y también a aumentar la excitación sexual. Por eso, exígele a tu chico que se tomen ese tiempo.

Ir despacio

Finalmente, el momento de la penetración debe ser de a poco y lentamente. Si tu pareja te penetra de una sola vez, probablemente sentirás dolor, te asustarás y no querrás continuar. La penetración debe comenzar de a poco y sin forzar nada. Tu pareja debe ir preguntándote si estás cómoda o si sientes algún dolor. Y, lo más importante, este momento lo controlas y manejas tú.

 

Fuente: Pretenciosas

Comentarios