Cómo prevenir y tratar la mala circulación en las piernas.

Mantenernos activos puede ser una de las claves para mejorar la mala circulación de las piernas, ya que así ayudamos a que tanto el sistema circulatorio como el linfático se activen.

 

Las venas várices, el cansancio y la mala circulación en las piernas son problemas más habituales en las mujeres después de los 40 años.

En este artículo te contaremos a qué se debe esta complicación y sobre todo cómo prevenirla y tratarla.

Mala circulación en las piernas: qué saber

Las extremidades inferiores son una zona de intercambio de líquidos. Se trata del final del recorrido de las venas y arterias y permiten el retorno de la sangre hacia el corazón.

En este proceso intervienen los vasos sanguíneos, el sistema linfático, el plasma y las proteínas.

Por lo tanto, cuando falla, el líquido se acumula y no puede “regresar” al lugar adecuado. Esto es muy común, porque solemos tener las piernas hacia abajo ya sea cuando estamos sentados o parados.

 La fuerza de gravedad ejerce presión hacia los pies y provoca diferentes síntomas como:

     Cansancio

     Hinchazón

     Adormecimiento

     Várices

Loading...

Comentarios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close