Elimina el moho de tu lavadora con estas soluciones ecológicas

Además de utilizar estas soluciones ecológicas es fundamental que después de los lavados dejemos la lavadora abierta para que se seque el exceso de humedad y así evitar la proliferación de microorganismos

 

Limón y agua oxigenada

Combinando las propiedades antimicrobianas y antifúngicas del limón y el agua oxigenada podemos obtener un producto ideal para el mantenimiento de la lavadora.

Su aplicación facilita la eliminación de los residuos de jabón y, a su vez, neutraliza los malos olores causados por el moho.

Ingredientes

6 tazas de agua (1,5 litros)

¼ de taza de jugo de limón (62 ml)

½ taza de agua oxigenada (125 ml)

Utensilios

Recipiente hondo

Paño de microfibra

Preparación

Incorpora las tazas de agua en un recipiente hondo y, a continuación, agrégale el zumo de limón y el agua oxigenada.

Tras diluirlo bien, procede a aplicarlo.

Modo de uso

Rocía el producto en las gomas y el tambor de la lavadora.

Déjalo actuar de 10 a 15 minutos y retira los excesos con un paño de microfibra.

Posteriormente, para un lavado más profundo, incorpora el líquido restante en uno de los compartimientos de jabón y ejecuta un ciclo normal con agua caliente.

Este último paso te permite desinfectar todo el interior del aparato, así como sus tuberías.

2. Vinagre de manzana

Un desinfectante natural de vinagre de manzana diluido en agua tibia permite eliminar bacterias, hongos y demás microorganismos que crecen en el interior de este electrodoméstico.

Su aplicación remueve las manchas oscuras de moho que se forman en las gomas y, a su vez, elimina los residuos de jabón que se quedan en el tambor y las tuberías.

Ingredientes

5 tazas de agua (1,2 litros)

½ taza de vinagre de manzana (125 ml)

Utensilios

Frasco con atomizador

Paño de microfibra

Preparación

Pon a calentar el agua y, cuando hierva, agrégale el vinagre de manzana.

Vierte una parte del producto en un frasco con atomizador y reserva el producto restante.

Modo de uso

Rocía el líquido sobre las gomas y empaques de la lavadora y retira el moho con la ayuda de un paño de microfibra.

A continuación, agrega en el interior del aparato el líquido que sobró e inicia un ciclo corto.

Una vez finalice, abre el dispositivo y déjalo ventilar un par de horas.

Comentarios