El Papa Francisco rompe moldes: va en microbús, recoge sus maletas y paga sus facturas

 

En las primeras horas de Pontificado, el Papa Francisco –que ha tomado sólo ese nombre, por lo tanto no es Francisco Iha roto moldes a un ritmo sin precedentes, que permiten esperar un fuerte impacto en el corazón de los fieles de todo el mundo y en el estilo de la Curia vaticana a partir de ahora.

La primera sorpresa fue la noche del miércoles. De regreso a Casa Santa Marta, el Papa Francisco se negó a utilizar el automóvil del Santo Padre y se subió a un microbús con otros cardenales, como había estado haciendo en los días del Cónclave.

El jueves, en su primera salida fuera del Vaticano para ir a rezar a la basílica de Santa María la Mayor a las ocho de la mañana, el Papa utilizó un Volkswagen negro de la Gendarmería vaticana en lugar del coche oficial, un Mercedes bastante más grande.

En el camino de regreso al Vaticano dio otra nueva sorpresa. Se paró en la Casa del Clero, cerca de Piazza Navona, para recoger su equipaje en la residencia que había utilizado durante las reuniones de cardenales anteriores a su entrada en el Cónclave.

Pero hizo todavía algo más. Como en todas sus estancias anteriores en esa casa, fue a la oficina de administración a pagar su factura. Todo un mensaje sobre el modo de comportarse de quienes gobiernan.

Los acompañantes y la escolta en esa primera salida fueron reducidos al máximo. La mayor parte de la gente no podía imaginar que el nuevo Papa estaba moviéndose en medio del tráfico de Roma.

No era una casualidad. Es un nuevo estilo. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, manifestó que «la escolta de seguridad está al servicio del Papa y no al revés. Por lo tanto se adaptan al estilo pastoral que el Papa prefiera».

La naturalidad de su primer día

El mundo entero se había dado cuenta de que este Papa es diferente ya en su primera salida al balcón de la basílica de San Pedro. En lugar de dar inmediatamente la bendición, el Papa Francisco pidió la oración de los fieles y se inclinó ante ellos. Tan sólo después impartió la bendición «Urbi et Orbi».

Su nombre -sin precedentes y sin numeral-, su modo de moverse con libertad y sencillez, la llamada telefónica inmediata a Benedicto XVI -a quien piensa ir a visitar dentro de unos días-, e incluso la hora temprana en la que se desplazó a la basílica de Santa María la Mayor –en la que entró por una puerta secundaria- marcan un claro cambio de estilo.

Sus colaboradores lo están estudiando con el máximo interés. La Curia vaticana tendrá que adaptarse a una nueva actitud de sencillez, y el ejemplo del Papa será útil a eclesiásticos de todo el mundo.

El portavoz del Vaticano informó que la falta de una parte de un pulmón, extirpada hace cuarenta o cincuenta años «no disminuye la capacidad de trabajo del Papa Francisco», como saben quiénes le han conocido a lo largo de su vida.

Precisó también que habla cinco idiomas: español, italiano, alemán, inglés y francés. Naturalmente, practicará el portugués antes de ir a la jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro. Y, por supuesto, viajará en algún momento a Argentina, igual que sus dos predecesores visitaron, en cuanto les fue posible, sus países de origen.

 
 
Loading...

Comentarios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close