Pierde grandes Cantidades de Dinero la ENEE por fisuras en el Cajón.

 

 Si las filtraciones en la represa hidroeléctrica Francisco Morazán no son un peligro para la seguridad de los ciudadanos, ibviamente lo son para las finanzas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Enee, ya que la estatal pierde millones de lempiras por la energía que se deja de producir con el agua desperdiciada al escapar por estas fisuras.

El ingeniero Rolando Rodríguez Rivera, jefe de Seguridad de Presa, explicó que, año tras año, la Enee deja de percibir muchísimo dinero por no haber invertido en la reparación de este problema.

“Claro que ya en varios años hablamos de una buena cantidad de dinero, pues son 30 millones de lempiras que pierde la Enee al año debido a las fugas”, expresó.

La cantidad es exorbitante y más si se toman en cuenta las difíciles situaciones financieras en que ha estado la estatal eléctrica en los últimos años.

Rodríguez dio a conocer con cifras la gran cantidad de agua que entra por estas fisuras.

“En este momento, el caudal total de filtraciones ronda los mil litros por segundo, equivalentes a un metro cúbico por segundo. En el estribo derecho, que es la zona de la galería derecha del drenaje de la presa, donde hay prácticamente un río, las filtraciones andan entre 130, 140 y hasta 150 litros de agua por segundo, dependiendo el nivel del embalse, y dependiendo de si es temporada de lluvia o seca. Todo eso influye”.

-Habrá reparaciones

Rodríguez manifestó que ya han empezado acciones para resolver el problema por las filtraciones en la represa.

“El Congreso Nacional recientemente aprobó 400 millones de lempiras para reparar las filtraciones, así que con estos recursos se pretende ya empezar la contratación de una empresa especialista que nos resuelva las filtraciones. Con el problema resuelto, los sismos ya no nos preocuparán tanto como ahorita”.

El jefe de Seguridad de Presa detalló el equipo de la central hidroeléctrica para detectar la actividad sísmica lo más rápido posible.

“Tenemos un sismógrafo, que inmediatamente registra el movimiento sísmico y esa información se la transmitimos a Copeco y a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras para que hagan los análisis y le den la alerta a la población.

También tenemos tres acelerógrafos, que nos indican cuánto la presa se aceleró como efecto de un sismo.

Loading...

Comentarios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close