En Vivo >>

Aprendé a eliminar los callos de forma efectiva

 

 

Piedra pómez

Para empezar este tratamiento debés remojar los pies en agua caliente durante unos 20 minutos. Pasado este tiempo, raspa los callos con una piedra pómez, realizando un movimiento de lado a lado.

Enjuaga la piedra y los pies periódicamente para ir eliminando los pequeños residuos que quedan al raspar los callos. Lija el tiempo que sea necesario hasta casi la superficie, pero con cuidado de no alcanzar la capa de la piel sana. Cuando tus pies estén rosados y notes la diferencia en el callo podés terminar el tratamiento.

 

Tratamiento de limón y ajo

Este tratamiento de limón y ajo ayuda a eliminar las células muertas acumuladas en el callo, al tiempo que lo ablanda para facilitar su eliminación.

Lo único que debés hacer es mezclar una cucharadita de manzanilla seca con jugo de limón y un diente de ajo machacado. Se aplica este tratamiento en la zona afectada, se deja actuar 20 minutos y se retira con agua tibia.

 

Bicarbonato de sodio

Un producto tan económico y fácil de adquirir como el bicarbonato de sodio también es ideal para eliminar los molestos y dolorosos callos.

Simplemente debés disolver 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en agua tibia y remojar allí los pies durante 30 minutos.

 

Tratamiento de cebolla, limón y sal

Este tratamiento ayuda a eliminar las bacterias y células muertas que puede haber acumuladas en el callo. El limón y la cebolla ayudan a limpiar profundamente la piel para ablandarla, mientras que la sal ayuda a exfoliarla naturalmente.

Simplemente cortá una rodaja de cebolla y agrégale por encima unas gotas de jugo de limón y sal. Cubrílo con una venda o adhesivo para que sujete el callo toda la noche y repetí el procedimiento todos los días.

 

Tratamiento de tomate

Otra forma de ablandar y eliminar los callos naturalmente es utilizando las propiedades del tomate. Este ingrediente ayudará a ablandar la dureza y facilitará la eliminación del callo.

Lo único que debés hacer es extraer la pulpa de tomate y aplicarla directamente sobre el área afectada. Posteriormente cubrí con un vendaje y dejá que actúe toda la noche. Repetí el tratamiento a diario, antes de ir a dormir.

Fuente: Mejorocnsalud

acerca del autor

Noticia Anterior Técnicas para facilitar el trabajo de parto
Noticia Siguiente Agua con bicarbonato de sodio

comentarios