En Vivo >>

Cómo llegar a los 100 años

 

 

El término ikigai no tiene traducción exacta al español, pero los expertos afirman que es eso que logra sacarte de la cama por las mañanas... y no nos estamos refiriendo al despertador. “Según los japoneses, todo el mundo tiene un ikigai”, señala Francesc Miralles en Ikigai: Los secretos de Japón para una vida larga y feliz (Ed. Urano). Junto a Héctor García, coautor del libro, Miralles pasó una semana en el “pueblo de la longevidad” y entrevistó a un buen número de personas mayores. “Aprendimos que, si te centrás en tus pasiones, tus razones de vivir, envejecés a un ritmo más ralentizado que las personas que abandonan las cosas de las que disfrutan. El ikigai está en el interior de cada uno de nosotros”, señala.

 

NO PARÉS, SEGUÍ, SEGUÍ Esto no significa que tengás que pasarte los próximos 50 años frente al ordenador antes de que te saquen en camilla gritando “¡solo un correo más!”. Lo que sugiere esta filosofía de vida es que invirtás esfuerzo en averiguar qué es lo que te motiva y que sigás persiguiéndolo hasta que tu cuerpo aguante. “La palabra ‘retirarse’ no existe en japonés y las personas mayores son muy activas”, según Miralles. Siempre están ocupadas, pero nunca estresadas. Llenan su tiempo con cosas que añaden valor a su existencia.

Tu ikigai podría ser tu trabajo, pero en la mayoría de los casos es algo que añade valor a tu tiempo libre. “Se trata de encontrar algo que llene tu espíritu y que te mantenga ocupado”, añade.

 

Nunca antes la raza humana había sido tan caprichosa y tan insaciable como ahora. Conseguís la pareja, el trabajo y la casa que siempre quisiste y continúas buscando una mejor opción. Este modo de pensar alimenta el deseo de vivir una vida perfecta y esto no es, precisamente, lo más saludable. ¿La respuesta de ikigai? “Wabisabi. La taza de té resquebrajada es un símbolo japonés que representa la belleza de la imperfección”, de acuerdo con Miralles. “Esta idea se palpa también en el modo de vida. Experimentar y aceptar la imperfección solo significa que hay que seguir un camino y que siempre hay un modo de superarse a uno mismo”. La idea es aceptar los defectos de uno y los problemas en el miserable día a día: cuando decidís no coger el bus y cae una tormenta apocalíptica, cuando ese colega no deja de corregirte, cuando te has olvidado de la función del colegio... Pensálo desde esta perspectiva: sos una obra en construcción y eso es bueno.

 

CERRÁ LA BOCA

Para empezar, cambia algunos de tus hábitos. ¿Perdés el control cuando comés algo que haría salivar al mismísimo Jordi Cruz? ¿Estás hasta arriba, pero pensás que si sos rápida aún podés meterte un poquito más antes de que te dé un empacho? Stop. Si querés vivir más tiempo, seguí la máxima de los japoneses, para los que llenar menos el estómago es más saludable y más gratificante. Hara hachi bu se traduce, más o menos, como “comé hasta que estés lleno en un 80%”. Y, por cierto, los especialistas se muestran a favor de no comer de forma compulsiva.

Estudios en animales han demostrado que una ingesta moderada de calorías protege de numerosas enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Y aunque no se puede concluir todavía lo mismo para los seres humanos, se cree que seguir la regla del 80% tiene los mismos beneficios para prolongar la vida que el ayuno. ¿Te apuntas? Deja de comer un poco antes de sentirte llena y no 10 minutos más tarde. NO TE PIERDAS: PROS Y CONTRAS DEL AYUNO INTERMITENTE

El concepto japonés de moai es el equivalente tradicional a los escuadrones (#squadgoals): un grupo informal de personas con intereses comunes que se cuidan hasta el final. Estar en uno de estos colectivos es parte fundamental del ikigai. El concepto tiene su origen en los granjeros japoneses que compartían consejos y experiencias durante los momentos de escasez y es una tradición que todavía continúa entre los habitantes de Ogimi. Si en tus chats de WhatsApp sois más de GIFs de las Kardashian que de consejos de alimentación, no pasa nada. De lo que se trata es de intensificar vuestros vínculos afectivos.

“Cuando somos niños, tendemos a darle un gran valor a nuestras amistades. Pero a medida que nos hacemos mayores vamos olvidándonos de aquello que nos llegó a unir. Escoge amigos que aporten buenas cualidades al grupo, se esfuercen por mantener el contacto y se cuiden mutuamente”, aconseja Miralles. Id menos de bares (aunque es perfecto como excusa para juntarse con los amigos y pasar un rato moai) y disfrutad más del aire libre. Según el ikigai, la naturaleza es una de las fuerzas primarias de la vida y si pasas todo el tiempo entre cuatro paredes, pierdes esa conexión vital. Ve organizando un fin de semana de fiesta y pícnic en el campo con tus amigos. Ikigai clavado.

Fuente: Msn

acerca del autor

Noticia Anterior Estes es el nombre más usado en el mundo
Noticia Siguiente Las mujeres con muchos amigos tienen mejor actividad sexual

comentarios