En Vivo >>

Cómo motivarse a hacer ejercicio

 

 

 

 

 

Más acciones, menos excusas

Es común escuchar expresiones como no me da el tiempo o no sé de dónde sacar ganas. También es común que se opte por se opte por dar excusas como: eso es muy difícil, no lo voy a lograr, tengo muchas responsabilidades, prefiero descansar, entre otras.

Una vida sedentaria no aporta beneficios para la salud. Y esto es así porque el sedentarismo suele ser dañino para la salud. Motivarse a hacer ejercicio es difícil, pero no imposible. Si se siguen estos consejos, se puede lograr poner en marcha el cuerpo y ponerlo en acción.

 

No hay que pensarlo tanto

Todos conocemos, hoy por hoy, tanto la importancia como los beneficios que tiene una buena rutina de ejercicios. No hay nada que pensar, si se dedica mucho tiempo a preocuparse en cómo, cuándo, dónde, con qué ropa hacer ejercicios, llegan las excusas. Lo mejor es atreverse a dar el primer paso, comenzar y después de adquirir el hábito, nos preocuparemos por realizar los ajustes que sean más convenientes.

 

Paso a paso

Para motivarse a hacer ejercicios no hace falta crearnos expectativas falsas. Si bien debemos dar el primer paso sin poner reparos, la rutina debe desarrollarse de forma progresiva, para así poder acostumbrar al cuerpo a la actividad y desarrollar resistencia de una forma adecuada. De lo contrario, podríamos forzar el cuerpo y maltratarlo.

 

En otras palabras, los ejercicios deben ser progresivos. No hay que exigirse demasiado al empezar, se avanza poco a poco. Quien se exige al máximo, al día siguiente estará muy dolorido y obviamente- no querrá volver a salir. Así que se recomienda ir con cautela, incrementando el tiempo y la intensidad de modo gradual.

 

Reconocer el progreso, por pequeño que sea

No importa qué el cansancio y el agotamiento sean grandes tras la primera sesión. Al día siguiente se estará mucho mejor. Cada paso nos acerca más a nuestra meta. Bien sea gozar de buena salud o simplemente mejorar nuestra apariencia personal. Para que todo el cuerpo se pondrá más sano, y por fuera porque la ropa irá quedando mejor y eso elevará el autoestima.

 

Pensar en los seres queridos

Ejercitarse diariamente puede ser incluso un gesto de aprecio o cariño para aquellas personas que nos animan a diario y nos desean lo mejor. Asimismo, ejercitarse también puede suponer un modelo a seguir para otros que aún no han dado el paso.

Por ejemplo, si se tienen hijos, estos se sentirán orgullosos de tener un padre o madre que se preocupa por su salud. Más importante aún es que ellos también adquirirán el hábito; lo mismo pasa con la pareja.

Fuente: Mejorconsalud

acerca del autor

Noticia Anterior Consejos para saciar el hambre entre comidas
Noticia Siguiente Bocadillos que podés comer antes de dormir

comentarios