En Vivo >>

Cosas que deberías evitar después de salir a correr

 

 

Salir a correr es una de las formas sencillas de ejercitarnos para reducir los riesgos que acarrea el sedentarismo.

No requiere la supervisión de un entrenador, tampoco quita demasiado tiempo y, sobre todo, lo podemos hacer en cualquier lugar.

Con su práctica regular le damos un “impulso” a nuestro metabolismo y, además de perder peso, mejoramos la salud cardíaca, la circulación y otros procesos vitales para nuestra salud.

 

1.     Beber demasiado líquido

Es normal que después de correr sintamos la necesidad de consumir líquido. De hecho, siempre nos han recomendado ingerir agua para sobreponer los fluidos que se pierden a través del sudor.

Sin embargo, si nos enfocamos solo en beber agua, no vamos a conseguir una óptima recuperación muscular.

Es muy importante consumir fuentes de proteínas e hidratos de carbono de fácil asimilación, ya que estos le dan energía al cuerpo e intervienen en la reparación de los músculos.

Si basamos la recuperación solo en fluidos, tarde o temprano se pueden sufrir molestos calambres y lesiones.

 

2.     Ignorar los estiramientos

Es cierto que para correr no necesitamos la ayuda de un entrenador físico. Sin embargo, lo que sí tenemos que considerar son aquellas actividades complementarias que optimizan los efectos del ejercicio y previenen las lesiones.

 

El estiramiento de los músculos debe realizarse antes y después de salir a correr.

Estos ejercicios permiten preparar y relajar los grupos musculares para que soporten el esfuerzo que se hace durante esta actividad.

Si no dedicas unos minutos al estiramiento te expones a sufrir desagradables calambres durante y después de correr.

 

3.     Hacer demasiado esfuerzo

Tras salir a correr es importante tomar un tiempo prudente para descansar. Tal y como ocurre con otros tipos de ejercicios, al correr los músculos se cansan y requieren de un poco de reposo para poder reponerse.

Si de inmediato empiezas a realizar otras actividades que implican esfuerzo, no les estarás dando ese espacio que necesitan para relajarse.

El exceso de entrenamiento físico desgasta los músculos y puede provocar graves lesiones y enfermedades.

Además, en algún momento produce una mayor sensación de cansancio en el cuerpo, lo que desmotiva para seguir con el ejercicio.

Fuente: Mejorconsalud

acerca del autor

Noticia Anterior La ducha vaginal, una práctica poco recomendable
Noticia Siguiente Tipos de sal ¿Cuál es la más saludable?

comentarios