En Vivo >>

La ducha vaginal, una práctica poco recomendable

 

La ducha vaginal consiste en la irrigación de agua u otros líquidos preparados en el interior de la vagina para limpiarla como parte de la higiene femenina. La mayoría de las mujeres que la practican la realizan ayudadas por unas bombas o peras, de venta en farmacias y parafarmacias, que sacan el agua a presión.

Junto con la vulva, la vagina es el único órgano reproductor femenino en contacto con el exterior. Esto unido a la extrema delicadeza y sensibilidad al tacto que tiene, hace que muchas mujeres se esfuercen por proporcionarle una limpieza extra, o específica de esa zona, ya que una ducha general apenas incide en ella.

Sin embargo, hay que tener presente que la propia vagina segrega un líquido (lo que habitualmente denominamos flujo o moco cervical) para mantenerse limpia y húmeda y reducir así el peligro de infección, problema sanitario muy frecuente, si bien en la mayoría de las ocasiones no reviste gravedad. La cantidad de dichas secreciones, ligeramente ácidas, depende de la edad de la mujer y del momento del ciclo menstrual, pero en cualquier caso son suficientes para mantener una higiene femenina óptima sin necesidad de recurrir a prácticas como la ducha vaginal.

Fuente: Bekia

acerca del autor

Noticia Anterior Mal olor vaginal
Noticia Siguiente Cosas que deberías evitar después de salir a correr

comentarios