En Vivo >>

Maneras correctas de actuar ante una rabieta de tu hijo

 

 

TODOS LOS NIÑOS SUFREN RABIETAS

En el período de los 2 a los 3 años casi todos los pequeños (algo más los niños que las niñas) tienen rabietas. Algunos, varias al día; otros, una por semana. En unos casos duran pocos minutos, en otros se alargan durante horas. Así que, si tu hijo está en esta edad, nos toca armarnos de paciencia y centrarnos en los aspectos positivos que las rabietas tienen para él, porque no vas a poder impedir que aparezcan.

Sin embargo, esto no significa que no se pueda disminuir su frecuencia. Para conseguirlo, evitá que el niño llegue a estar agotado o sobreestimulado (esto merma su capacidad de aguante), no le llevés de visita cuando tenga sueño, se flexible en asuntos sin importancia, firmes y claros en los importantes... Y cuando, a pesar de estas medidas, la rabieta haga su aparición, seguí los siguientes pasos para afrontarla en cada fase. Reaccionar de la forma adecuada contribuirá a que la situación sea más fácil de llevar para todos.

 

FASE 1: PRIMERAS SEÑALES

Justo antes de que comience el berrinche, el niño muestra una respiración acelerada y suele mantener los puños cerrados. Empezá a dar señales de nerviosismo y a poner cara de pocos amigos.

Qué hacer: Intentar tranquilizarlo hablándole con calma, sin dar demasiada importancia a la situación, o desviar su atención hacia algo que suela interesarle. Esta última pauta suele funcionar bien con niños de dos años, porque a esta edad su memoria es todavía bastante corta.

FASE 2: EL MOMENTO DEL 'NO'

Comienza la rabieta. El pequeño empieza a llorar y a gritar. La palabra más habitual en este momento es ‘NO’, una clara muestra de que la razón de que proteste es que lo que debe hacer (o dejar de hacer) no le gusta.

Qué hacer: Llevale a un entorno diferente, dale algo de beber, seguí intentando desviar su atención diciéndole algo que le sorprenda... Y si lo que le ha enfadado es algo que se siente incapaz de realizar, como apilar bloques en una torre, ayudale (no lo hagás por él) hablándole con calma.

 

FASE 3: EL PUNTO ÁLGIDO

La rabieta ya es imparable: El niño se tira al suelo, da patadas, grita y llora fuerte. Está hecho una furia, la parte emocional de su cerebro es la que manda ahora, por eso es incapaz de atender a razones. Algunos pequeños, en este momento tiran objetos, destrozan lo que tienen entre manos o se dan cabezazos contra el suelo.

Qué hacer: Ya no es posible intervenir, permití que se desahogue y que la rabieta siga su curso (vigilá que no se haga daño). Mantené la calma, para no añadir más emociones a las suyas, y no intentés razonar con él, solo permanecé a su lado. Si muestra comportamientos destructivos, abrazale fuerte para frenarlos. En caso de que se autolesione, dale un cojín y decidle que lo golpee con sus puños: es una alternativa para su necesidad de golpear como expresión de rabia (que en sí, no es algo negativo).

 

FASE 4: EL PRINCIPIO DEL FIN

La rabieta empieza a remitir, el niño se encuentra agitado y quizá busque consuelo (vivir una rabieta le atemoriza mucho).

Qué hacer: Es momento de traducir sus emociones en palabras, como: "sí, cariño, estabas muy enfadado… pero ahora ya ha pasado". No dejés de acogerle cuando busque consuelo, lo necesita.

 

FASE 5: VUELTA A LA CALMA

El niño vuelve a estar como si no hubiera pasado nada, tranquilo y relajado... hasta la siguiente rabieta.

Qué hacer: Evitar criticarle, las rabietas son algo normal y les ayudan a enseñarle normas. Pero no cedás ante ellas o aumentarán porque tu hijo recurrirá a ellas para conseguir lo que quiere.

 

Fuente: Crecer

acerca del autor

Noticia Anterior Razones por las que llorar es bueno
Noticia Siguiente Razones por las que no adelgazás

comentarios