En Vivo >>

Huawei quiere imitar a las neuronas con chips


(Imagen: El Diario 24)

Cuando creemos que ya casi todo esta inventado en diseño, ahora irrumpe el fabricante chino con móviles con capacidad para pensar, actuar y aprender como si fuera una persona.

Superchips pseudo-neuronales


De esa forma, para que los microprocesadores puedan actuar como cerebros deben cambiar su arquitectura. Y eso precisamente es lo que explora Huawei con su nueva familia Mate 10, ahora con chips NPU (Neuronal Network Processor Unit), prestación que distingue al microprocesador Kirin 970 de lo conocido hasta la fecha. La inteligencia artificial del gigante asiático alcanza cotas hasta ahora insólitas al desligarlas de la nube de Internet. Parafraseando a Richard Lu, consejero delegado de Huawei, el sistema no se vuelve "tonto como una vaca" cuando está desconectado de la red.

Gracias a ese tipo de superchips seudo-neuronales, las cámaras de los móviles Mate 10 añadirán por sí mismas el modo retrato cuando comprendan que están fotografiando a personas o aplicarán el modo nocturno ante la ausencia del sol. También reconocerán objetos, escenas y aprende al instante cuando le corrigen sus errores.

Este conocimiento permite agrupar, de forma automática, las imágenes por temáticas: retratos, paisajes, perros, gatos, plantas, comidas, textos, cielos despejados, nieve, playa o noche, entre otros. Asimismo, el equipo aprenderá a optimizar sus recursos en función de los usos del usuario que va aprendiendo con cada interacción humana. Igual que nadie se pone gafas de sol para irse a dormir, la nueva generación de teléfonos reduce su capacidad de proceso en las horas de baja o nula actividad.

Dada la sensibilidad de los fabricantes por dotar de inteligencia a sus máquinas, sería de agradecer que los gigantes tecnológicos aportaran algo más de humanidad a sus cacharros y los dotaran de Inteligencia Emocional. Con esa habilidad social, los smartphones podrían invitar a los usuarios a levantar la mirada del pantalla de vez en cuando y advertirles de que existe vida al margen del móvil. Si algún fabricante apuesta por este tipo de cualidades, los teléfonos inteligentes realmente harán honor a su denominación.

Fuente: eleconomista

acerca del autor

Noticia Anterior Whatsapp ya sabe dónde estás en cualquier momento
Noticia Siguiente El 5G, la próxima banda ancha para conectarlo todo

comentarios