En Vivo >>

Moto G5: la saga continúa



(Imagen:xataka)

Los smartphones de la familia Moto G son considerados como una de las alternativas de gama media más interesantes. Diseño discreto, buen rendimiento y una relación calidad/precio que pocos han igualado han sido sus principales atractivos para destacar en un mercado tan competitivo como el de los teléfonos que rondan los 200 euros. El nuevo G5 sigue la misma fórmula, con unas prestaciones muy similares a las de sus antecesores, alguna novedad interesante en el apartado del software y, eso sí, pocas sorpresas.

POR FUERA

Con un diseño continuista y, por lo tanto, muy reconocible, Motorola ha apostado por eliminar el plástico de la carcasa trasera y optar, en su lugar, por aluminio. La mejora se nota al tacto y también a simple vista, favoreciendo una mejora del aspecto y las sensaciones generales al sujetarlo. Además, ofrece un agarre seguro y cómodo, hasta el punto de que se puede utilizar con una sola mano.

Resistente a salpicaduras, integra una pantalla de 5 pulgadas con resolución Full HD que permite ver textos e imágenes nítidas y definidas, con un buen nivel de contraste y colores fieles. Teniendo en cuenta la gama en la que se mueve, este componente es uno de sus grandes aciertos. Solo flojea en los niveles de brillo: hemos experimentado algunos problemas para visualizar correctamente los contenidos en entornos muy soleados.

La clásica botonera de Android se sitúa en la pantalla recortando algunos píxeles, aunque es posible eliminarla. En su lugar, se recurre al lector de huellas para el control de las distintas funciones: además de servir para desbloquear el smartphone de forma segura, hace las veces de panel táctil (algo parecido a lo que vimos en el Huawei P10). De esta forma, cuando se mantiene el dedo sobre él unos segundos se apaga la pantalla y se bloquea el teléfono. Si ese toque es breve se vuelve a la pantalla principal, si se desliza el dedo de derecha a izquierda se retorna a la página anterior y, de izquierda a derecha, se abren las aplicaciones recientes.


Esta es una de las pocas aportaciones de Motorola en lo que a software se refiere. Pero no es la única, ya que de nuevo están presentes los gestos implementados en las generaciones pasadas: agitar el terminal para apagar o encender la linterna, girarlo para abrir la cámara, levantar el dispositivo cuando suena para silenciarlo o ponerlo bocabajo para activar la función No Molestar. A ellos, además, se une una función que activa la pantalla cuando se coge el móvil y que muestra la hora, la carga de batería restante y las notificaciones pendientes. Por lo demás, está dotado de Android 7.0 con una versión bastante pura; una característica común en toda la familia y una de sus cualidades más atractivas.

 

(Fuente:infobae)

acerca del autor

Noticia Anterior Nuevo lanzamiento de IPhone X
Noticia Siguiente Desarrollan un material equivalente al músculo humano para robots

comentarios